Todos los datos avalan al cigarrillo electrónico frente al tabaco.

Pero no todo queda aquí, ya que las evidencias llegan desde muchos estudios realizados por importantes universidades, del aval de miles de médicos especialistas en Reino Unido y cientos de miles en todo el mundo. Los investigadores también apuestan por este método, considerándolo como la mejor alternativa para dejar de fumar, con una garantía cifrada en un 95%-99% de menor nocividad en favor del cigarro electrónico.

El principal factor que juega en beneficio del vapeo es evitar las miles de sustancias nocivas y cancerígenas que lleva el tabaco, las cuáles son las principales responsables de esos millones de muertes anuales.

Todo esto lo dicen las cifras oficiales y los estudios al respecto. La ciencia, esa que nos abre los ojos ante temas que no somos capaces de comprender y busca soluciones a los grandes problemas de salud del ser humano, no deja lugar a dudas: vapear es siempre mejor que fumar.